boudouCh&V en ronda periodística de Acapi lo entrevistó a Amado Boudou, quien tuvo la deferencia de recibirnos en su domicilio en exclusiva. El futuro, el país y dos modelos económicos enfrentados.

 

Los costos se están pagando hoy y van a ser muy persistentes en el futuro, porque el modelo se basa en el sistema financiero y la falsa promesa es que va a derramar al conjunto de la población. 
No funciono en el pasado, no funciona ni va a funcionar. Lo de las inversiones es un cuento que alguien puede creer con menor o mayor buena fé pero no van a traer trabajo. Desde nuestra óptica la variable mas importante es el empleo, después el resto son cuestiones instrumentales. 

El empleo hace que no empeore la distribución del ingreso que hoy es el principal problema de la economía mundial; las burbujas financieras que explotaron en 2008/9, y seguramente vuelva a haber un episodio similar en el futuro, tiene que ver con que hay sectores muy pequeños de la población que tienen una capacidad de ahorro enorme y grandes masas de población que no tienen posibilidad siquiera de satisfacer sus necesidades básicas. No hay una dinamización de la economía real donde la inversión en bienes y servicios sirva para satisfacer necesidades; los flujos de fondo quedan entrampados en un sistema financiero que lo único que hace es generar inflación en los activos y burbujas que terminan reventando y generando más perdida de trabajo. 

Otra dificultad es que cuando la tasa de interés es alta no solo hace que el sector financiero se apropie de los recursos sino que le pone una marca muy alta a las inversiones en la vida real. Hay una distorsión de hacia donde van los fondos, en vez de ir a la inversión productiva van a inversión financiera. 

Primero la confianza del Gobierno iba a traer inversiones; después para el segundo semestre; ahora para el año que viene y así. Nosotros a principio de año decíamos que iba a haber 50% de inflación, 10 de desempleo y 8 puntos de déficit fiscal; nos miraban como si estuviésemos locos y la verdad que es lo que está pasando. Y si el año que viene hubiera algún nivel de crecimiento, primero seguro es en un piso muy bajo, y segundo que es sin creación de puestos de trabajo, por lo que no es auto sustentable. Necesitamos darle poder de compra a los trabajadores, a los que están excluidos; esto tracciona nuevas inversiones y crece la producción. Ese es el real circuito; los grandes países protegen su mercado interno. 

El presupuesto del año que viene ya tiene un 10% destinado a pagos de capital de intereses de deuda; esto es algo que no sucedía. Se le saca al sistema jubilatorio, a la tecnología y a la educación para darle al sistema de pago de deuda externa. Hay un falso concepto de austeridad que en realidad es un ajuste: sacarle a los que menos tienen para darle a los que más tienen. La reforma jubilatoria que se votó y que trajo escondido el blanqueo, decían que era para 2 millones y medio de personas y nuestros cálculos dan que no llega a más de 600 mil personas. Fijate que no dan ni un numero de como va el plan de reparación histórica. Y esto tiene un agravante: traen la propuesta de un nuevo beneficio universal para reemplazar a la inclusión jubilatoria, que ya de arranque tiene un 20% menos en su haber y ademas va a haber jubilados de primera y de segunda -que son los que recibirán una dádiva y no derecho-. En la Argentina de hoy que tiene más de 30 % de empleo informal, el numero de jubilados que tienen los aportes completos es muy pequeño, entonces se va a ir distorsionando el sistema para que sea más débil y mas endeble.

Creo que el tema del endeudamiento va a ser la verdadera pesada herencia que dejará este gobierno; además, históricamente financió la fuga de capitales: las reservas del Banco Central no crecieron al ritmo del endeudamiento. 

Otro tema que me preocupa es la ley de asociación pública/privada, que implicará una gran pérdida de soberanía respecto a los temas jurídicos del país. Cuando quería entrar la dolarización en los '90, esto no implicaba sólo la pérdida de la moneda nacional sino que los tribunales de comercio estén en Nueva York. 

 

La reforma financiera

El gobierno de Cristina empezó este camino cuando cambió la carta órganica del Banco Central, fue el primer paso. 

Lo que falta ahora es que haya una nueva propuesta y un consenso en una ley que regule los bancos. Hace falta una regulación mucho más fuerte en asignación del crédito - que no es ni más ni menos que cómo se asigna el ahorro público- por lo que es lógico que el Estado tenga un mayor nivel de intervención que obligue al banco a prestar a determinados sectores y regular la tasas de interés. 

También la federalización del sistema es importante. Los bancos provinciales están casi todos en bancas privadas y antes eran de las provincias. Hoy recaudan en las provincias y después lo prestan en la Ciudad de Buenos Aires o en las zona núcleo, cuando debería ser volcado en las actividades productivas locales.Así como a nivel regional avanzamos -con un fracaso relativo- en intercambio en monedas locales para la estructura de comercio internacional entre países latinoamericanos, yo creo que el comercio debe fortalecerse en intrarregional y que se haga en moneda local sería algo fundamental. 

Esto también tiene un correlato en la política argentina: cuando se quiere juntar la política de seguridad con la de defensa, se está siguiendo un modelo europeo que es represivo y que sirve a los intereses a los departamentos de Estado de Estados Unidos y muy poco a los intereses locales. 

Powered by OrdaSoft!