Según una nota publicada en Infonews, en breve "Facebook añadirá una señal a las noticias cuya veracidad esté en discusión para advertir a los usuarios de que pueden estar leyendo o compartiendo informaciones falsas, según informó hoy. Una vez que varios usuarios reporten que cierta noticia es falsa, una serie de verificadores independientes a Facebook comprobarán esos avisos e incorporarán el signo de alerta si, en efecto, se trata de una información potencialmente falsa."

A ver, imaginemos por un momento que en "un país" hay "un gobierno" que abiertamente reconoce como objetivo político el control de las redes sociales. Imaginemos que ese gobierno tiene un ejército de trolls dedicados 24hs a denunciar publicaciones adversas al gobierno, hostigar y bajar páginas opositoras. En ese contexto Facebook se propone defender "LA verdad" de las publicaciones que se postean. El mecanismo es curioso, las alertas se disparan ante la denuncia de "varios usuarios" (recuerden el ejército de trolls) y luego la investigación dependerá de "verificadores independientes". "Independientes" ¿como TodoNoticias? ¿Como Clarín? Supongamos que creemos en la pretendida independencia, eso nos lleva a una pregunta fundamental: ¿cuál será el criterio de "verdad"? En otras palabras ¿cómo se establece cuándo algo es verdadero y cuándo es falso? Si por ejemplo un político afirma que las retenciones son buenas para la economía del país y otro afirma que son nefastas, o -más debatible aún- qué pasaría si la disputa es por el aborto ¿Quién tendría razón?

 

zuckerberg

¿Cuál información es falsa? Entonces me dirán -con razón- que debemos distinguir entre información y opinión. Correcto, vamos por ahí. Supongamos que alguien sostiene que un presidente de un país (guiño, guiño) tiene empresas y cuentas off shore en paraísos fiscales pero no tiene pruebas, o no es preciso en el número de empresas y cuentas evasoras de impuestos ¿sería considerado información falsa? Pero eso no es lo más grave ni lo más importante. Supongamos que Facebook separa adecuadamente información, por un lado, y opiniones, ironías, chistes, poesía, por el otro (tarea en muchos casos imposible), lo central sigue estando más allá: ¿por qué debemos aceptar que Facebook funcione como censor de las noticias que nos llegan y, en última instancia, de la democracia? ¿dónde quedó la "mayoría de edad" como ciudadanos de la Ilustración?. Recordemos que Kant hablaba de un minoría de edad como "la incapacidad de servirse de su propio entendimiento sin la guía de otro". Sostener que hay personas que son incapaces de conocer y evaluar su propia realidad es un supuesto conservador y discriminador insostenible y peligroso desde el punto de vista político. Y en todo caso la solución está en la educación -oootro tema- y NO en llevarlos de la mano y mostrarles una supuesta "única verdad" que, por supuesto, no existe.

Si hurgamos todavía un poco más, la conclusión es que Facebook está avanzando sobre derechos consagrados constitucionalmente al impedir manifestarnos y recibir información libremente por cualquier medio y sin ningún tipo de censura. Pero esto no es nuevo, Facebook viene censurando y dando de baja perfiles y páginas contrarias al gobierno desde principios de 2016.

Una red social de la envergadura y penetración de Facebook no puede (no debe) operar por afuera de la Constitución Nacional y de la ley.

Por si hacía falta sumar algo más a las persecuciones encabezadas por la ministra del vino, los presos políticos y la censura a periodistas, ahora tenemos una mezcla de Matrix y el Gran Hermano que, cual Dios cibernético, decide qué es verdad y qué no, qué pastilla podemos tomar y cuál no.

La democracia está en peligro.

- Mapuche -

Powered by OrdaSoft!