Todo el poder a los Peones

shutterstock 613296635

Muchas personas, alentadas por las encuestadoras que, a lo sumo, registran en sus guarismos al “Favorito del Mercado” creían que Alberto Fernandez triunfaría fácilmente por casi 20 puntos porcentuales de ventaja sobre el oficialista Mauricio Macri que se presentaba a reelegir.

Una mirada más atenta sobre las estructuras objetivas que un Frente y otro representaban hubiera, al menos, matizado esa afirmación, que para justificarse distribuye mitos y rumores sobre descomunales fraudes electorales y acuerdos espureos de gobernabilidad para no hacer tan doloroso el resultado electoral. 

Es el Pueblo quien en el primer momento al conocerse que, a pesar de que solo se cargaban los datos más favorables a MAcri, la Victoria de Alberto Fernandez y Cristinta Fernandez de Kirchner, salió a la calle festivamente a abrazarse, a saludar a su vecina, vecino, amiga/ o compañera/o, en una alegría contenida de varios años. Caravanas de autos que cruzaban el Riachuelo en una modernizada versión del 17 de octubre, la música alegre y la gente bailando en la calle, en imágenes que no se veían desde el 2015. Mientras caras largas y discursos conspiranoides circulaban en redes y entre ilustrados militantes, el Pueblo mostraba en la calle el verdadero valor de la victoria

Un poderoso oficialismo.

El Oficialismo se presentó como Juntos por el Cambio, encabezado por Mauricio Macri uno de los empresarios más prominentes de Argentina, en cuyo gobierno participan ejecutivos de las empresas más ricas del país. Si a esto le sumamos que la incidencia nacional de las provincias que gobierna el oficialismo, nos encontramos que Juntos por el Cambio gobierna directamente a través de mandatarios provinciales más del 51% de la población (PBA, CABA, Mendoza, Corrientes), pero además comparte con algunos gobernadores afinidades ideológicas que le permiten sentirse oficialista en provincias como Córdoba  (2do distrito electoral más importante del país). Es decir nos encontramos con que el oficialismo (Juntos por el Cambio) concentra en sí mismo a los poderes fácticos más importantes de la Argentina y además el poder político en los principales de distritos electorales del País. Por si esto fuera poco Juntos por el Cambioes un espacio político con el cual las grandes empresas de comunicación comparten intereses y, en este sentido, cumplieron dos funciones a lo largo del mandato de Macri: A) que las medidas que tomase fueran recibidas con beneplácito por parte de la opinión publicada y B) estigmatizar a los posibles rivales tanto en términos políticos como sistémicos. Tal es la identidad de intereses entre los pulpos mediáticos y Macri que incluso hay referentes políticos que han salido del riñón periodístico del grupo Clarín, por ejemplo, diego Valenzuela en el Partido de Tres de Febrero en la estratégica Provincia de Buenos Aires y Luis Otero, periodista y front-manhistórico de noticieros de canal 13.

En contrapartida los distritos electorales que gobierna el peronismo  tienen menos peso electoral los distritos electorales gobernados por el peronismo más importantes  son: Tucumán y Entre Ríos (acumulan ambos más del 3% del padrón nacional) y el esto son provincias con menor incidencia.


Este era el panorama político para el Frente de Todos, derrotar enormes aparatos políticos, que en tiempo de crisis tienen mucha incidencia en la vida cotidiana de las personas. 
Sobre esos aparatos, mediáticos políticos y judiciales el Frente de Todos logro triunfar sobre la Formula MAcri-Picheto sin necesidad de  balotaje.Si lo anterior no es grafico de lo sorprendente del proceso político Argentino van unas perlitas más: Es la primera vez en la historia  democrática que un/na expresidentea/e logra, 4 años después ser parte de un fórmula presidencial y como dice el cantico “Volver”, B) Es la primera vez que 1 ministro de economía gana una elección luego de haber sido ministro de economía.

Por ultimo en la Argentina cayó derrotado un candidato totalmente identificado con el Programa Neoliberal frente a un formula que programáticamente  no asumió ninguno de los acuerdos programáticos que lograron imponerle a cuanto candidato no liberal se presentara en el mundo. SI lo expuesto no valoriza la victoria popular del Frente de Todos, vamos con alguna estadística electoral más: 

  1. Macri es el primer presidente argentino que busca su primera reelección consecutiva y no la consigue.
  2. A lo largo de la historia del continente, solamente dos presidentes democráticos en ejercicio habían intentado su reelección y la perdieron: Daniel Ortega en Nicaragua en 1992 e Hipólito Mejía en República Dominicana en 2004.
  3. Entre 1788 y 2008 se realizaron en el mundo 2949 elecciones: en el 79% de ellas el oficialismo en ejercicio consiguió la reelección."

Conclusión

La Victoria del Frente de Todos se logra sin contar con los mayores aparatos políticos de Argentina, que, además son los presupuestos más ricos del País: el Estado Nacional, CABA, Provincia de Buenos Aires. Encima que estaban gobernados por Juntos por el Cambio. Marca el fracaso de su gobierno y el modelo de gobierno que propuso. En ese contexto aún gobernando el distrito más poblado del país, la Provincia de Buenos Aires, no sólo no triunfó allí, y que además perdieron dicha gobernación, en ese distrito es justamente donde Alberto Fernandez obtuvo 4 de cada 10 votos que sacó para la presidencia, y la diferencia allí obtenida explica el 78% de los más de dos millones de votos que hay de diferencia entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

El 48% a 40% del 27/10 es un golpe de nockaut para las aspiraciones de hegemonía neoliberal en los dos Estados más importantes de América del Sur de allí que cobra sentido el malestar de Jair Bolsonaro ante los resultados electorales en Argentina afirmando que “Argentina eligió mal” y que se negara a reconocer el triunfo de la Fórmula  Fernandez-Fernandez. La elección marca el fracaso de que algún representante de este modelo pueda permanecer mucho tiempo en el poder y de esa manera más allá de alguna victoria circunstancial, Argentina sigue diciendo que el Neoliberalismo no es viable.

Macri fracasa, no hay en esto derrota digna, desde la década del 70 en adelante solo tres presidentes que se presentaron para reelegir no pudieron hacerlo y Macri es uno de ellos. Si munidalizamos la mirada Macri forma parte del selecto grupo de oficialismos que fracasan en su gestión y no logran la reelección, y mordió el polvo de la derrota gobernando los principales estados Argentinos, todas las cajas de distribución de recursos el Estado en su poder, el apoyo empresarial, mediático, de las principales potencias, del FMI, y la complicidad del Law Fare que instigan periodistas y jueces persiguiendo opositores.

Por ultimo, el oficialismo pudo haber hecho trampa o al menos intentado hacerlo todas esas denuncias fueron radicadas por el Frente de Todos, por ello la Victoria es contundente por demás, si el oficialismo hizo trampa y la hizo para perder 8 puntos o más de 2 millones de votos de diferencia entre TODOS y JXC, fue el urnazo popular el que evitó el fraude, la masiva concurrencia de casi la mitad del Pueblo a reventar las urnas de votos es la principal arma contra el fraude y a eso se le suma un monumental despliegue militante cuidando las urnas, los votos y las boletas durante todo el acto electoral.

 

-----------------------------------------------

Powered by OrdaSoft!